RRR y una R más | Luis Jiménez

Dentro de la muy variada experiencia proporcionada por nuestra querida exposición Recuerda Reflexiona Reacciona (RRR) –que ha incluido a un público de muy corta edad, al igual que adultos formados– surge como muy importante la “R final”: la reacción como forma de aportar rutas viables para evitar nuevos eventos similares a los allí mostrados; aunque la realidad nos ha indicado que la humanidad no ha aprendido lo suficiente desde aquellos hechos tristes.

Los venezolanos que entran en contacto con esas historias a través de la exposición reciben bastante información complementaria, ofrecida por los guías y facilitadores que la acompañan. Sin embargo, la reacción que se le solicita a cada uno para romper la escalada hacia la violencia todavía resulta “externa”; esto es, percibida como necesaria, pero asunto de “otros” en cuanto acción concreta. La perspectiva psicológica explicaría tal respuesta como una natural protección respecto a una posible “culpa” sobre hechos nocivos, especialmente si su contexto se percibe muy alejado en espacio y tiempo. Gracián lo dijo así: “Errar es humano, pero más lo es culpar de ello a otros”.

Esta condición obliga a una revisión más detallada de las motivaciones personales de cada quien para la toma de decisiones coherentes con principios fundamentales, desde donde se organizan ideas para espacios concretos, próximos al actuar cotidiano. Toda acción realizada en proximidad resultará más factible que otra pensada para lugares distantes; para ello podría invitarse a personas de todas las edades, incluidos niños pequeños, seguros de hallar posibilidades de acción a favor de “otros”, independientemente de las diferencias o los nexos.

Al tratarse de niños y jóvenes, el entorno se reduce al círculo amistoso de la escuela o al ámbito familiar, progresivamente ampliado a toda otra persona presente en la cotidianidad, conocida o no. Solo el ejercicio –en principio consciente– del respeto a cualquier diferencia hallada en tales relaciones podrá conducir a la formación de actitudes permanentes, hasta que se comprenda que la responsabilidad no finaliza en la propia piel, sino que se traslada a toda persona, animal o cosa que forme parte de la experiencia. Hacerse cargo de las necesidades del “otro” no es cosa fácil; comporta riesgos y posibles sacrificios, asumidos bajo la especial convicción de su importancia.

Acudiendo ahora al propósito de la exposición RRR, que no es otro que generar acciones que eviten la violencia y el genocidio en todo lugar, la ruta se ve iluminada por una nueva “R”, que engloba a las anteriores y las hace cercanas: el Respeto hacia todos, hacia todo, con todo, todo el tiempo. Se trata de una fórmula sencilla y especialmente manejable por aquellos pequeños que nos acompañan en las experiencias escolares y comunitarias.

Haz el recorrido virtual de Recuerda Reflexiona Reacciona


Luis Jiménez

Profesor egresado del Instituto Pedagógico de Caracas | Magister Scientiarum en Educación Superior-UCV | Doctor en Innovaciones Educativas-UNEFA | Coordinador y diseñador de programas del Área de Educación de EAF desde 2012 | Docente universitario en la Universidad Nacional Abierta